Síntomas de Enero, ¿en Diciembre?

Dinero Diciembre

Pese a que usted tenía un presupuesto limitado para aprovechar las promociones y los descuentos, su cartera está a punto de estallar entre la gordura de sus tarjetas y los muchos recibos de pago que acumuló.

Antes de caer en pánico y empezar a llamar para pedir prestado y cubrir los pagos de sus créditos; tome nota de los consejos de expertos para sanear su situación financiera.

1.- Lo que deba regresar, que se vaya: Si se dió cuenta que quizá no necesitaba esas tres corbatas, ese bolso o esa tablet que sólo es una generación más nueva de la que ya tiene (y que aún funciona perfectamente), siempre puede considerar la opción de una devolución.

“A menos que se trate de mercancía de saldos, las grandes tiendas suelen tener políticas flexibles de devolución; analice qué realmente no necesitaba y si aún le duele tener que devolverlo, piense cuánto terminará costándole esos artículos si suma los intereses que deberá pagar por sus créditos en caso de una falta de pago”, explica Maca Hernández, directora de Organízate Ya, consultoría enfocada en el mejor aprovechamiento del tiempo y recursos.

2.- Alguien quiere lo que usted no puede pagar: Si su problema es que compró demasiada ropa o accesorios a bajo precio y ya no pueden devolverse porque era mercancía de liquidación, seguro habrá entre sus conocidos y familiares quien quiera hacerse de un suéter a precio especial; recuerde que no se trata de un negocio, es más bien recuperar lo que gastó y reducir su deuda.

“Lo mejor es no comprar cosas que no necesita y no puede devolver, pero quienes caen en esas conductas pueden pensar en la venta de los artículos entre conocidos y familiares o una venta general de garaje de las cosas que ya no se usan en casa para tener una entrada adicional de dinero que permita pagar parte de los créditos”, dice Juan Carlos Rivera , director del departamento de Administración del Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe.

3.- Consolide, consolide, consolide: Si usó varias tarjetas y sus cálculos indican que su deuda ya está fuera de control, cree un plan para consolidar todo su saldo en la tarjeta que cobre los intereses más bajos, reduzca sus compromisos de pago al menor número de instituciones posibles.

“Algunos bancos ofrecen incluso tasas preferenciales al trasladar la deuda de otras tarjetas, pero debe cuidar bien las comisiones y plan de pagos que aplicará”, explica Juan Carlos Rivera.

4.- Tarjetas bajo llave: Una forma de evitar que la bola de nieve se haga más grande es guardar las tarjetas y no usarlas.

“Parece un consejo obvio pero las personas muchas veces se empiezan a sentir presionadas porque pagaron demasiado al banco, entonces compran víveres con la tarjeta y pagan intereses hasta por la despensa, lo mejor es apretarse el cinturón y guardar las tarjetas hasta que haya más margen”, señala Maca Hernández.

5.- Manos a la obra: Una vez que organice sus deudas y las tenga todas bien monitoreadas es momento de dar el paso más difícil: el recorte de gastos.

“Es importante que cada consumidor use el crédito a su favor y no incurra en gastos que no puede costear. El recorte de gastos generalmente empieza por aquellas cosas que no son indispensables, como las comidas fuera de casa, salidas de fin de semana, idas al cine y compras impulsivas”, dice Enrique Benhumea, director de alianzas comerciales de BBVA Bancomer.

Tomado de: www.metroscubicos.com

(Visited 157 times, 3 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *