El peligro inminente en Honduras se revela, millones de víctimas dan fe de ello…

Peligro en Honduras

Son muchas las ideas negativas las que en el mundo circulan alrededor de Honduras, advertencias de un peligro inminente, pero la gente “como tentando a la suerte” tiene la osadía de venir al país minimizando el riesgo y con solo llegar se comienzan a dar cuenta de la cruel verdad, y no es para menos…

Hondureños Al solo llegar al país e indistintamente por el sitio por el cual se ingrese, el visitante será victima del asedio de la gente, personas interesadas en atenderle, personas que con alegría que contagia muestran una sonrisa y destilan calor humano.

Un país multiétnico y multicultural donde gente de todos los orígenes viven en armonía, multitudes de personas dispuestas a compartir lo que tienen, a compartir sus historias y leyendas, y si se puede una taza de café.

Esa amabilidad natural del hondureño te hará lamentarte no pasar más tiempo compartiendo…

Y si de agua se trata, el visitante se enfrentará a enormes problemas…

Flotando en el aire – Foto de Shawn Jackson desde West Bay Roatán

 

Usted tendrá serios problemas para decidir si visitar las playas del Pacifico o del Caribe los que se encuentran a 6 horas de camino, o de ir a conocer docenas de lagunas o cataratas, o de navegar en ríos caudalosos o en mansas aguas, o de ser abrazado por aguas termales o de visitar el único lago del país donde se sentirá muy solo ya que solamente le acompañarán más de 500 especies de aves.

Enorme riesgo de que el tiempo no sea suficiente para conocer las Islas de la Bahía, las que están rodeadas por las aguas más cristalinas del mundo y están ubicadas sobre el arrecife más grande de América y segundo en todo el planeta, pero la máxima incertidumbre será pensar si visitar Roatán sería prudente, una isla catalogada como la tercer mejor isla del mundo para vacacionar intimida a cualquiera…

Pero si decide ir a conocer los pueblos del interior, le espera una enorme tortura…

Byron-Valladares1-San juancito-1024x682

San Juancito Foto por Byron Valladares

Lugares rústicos que no tienen autopistas y solo hay calles de piedra, donde pensar en un mall es una utopía y donde los pobladores para divertirse tienen que conformarse con salir a los jardines y montañas verdes que le rodean, escuchando la bulla incesante de cientos de aves o corriendo el riesgo de toparse con un leopardo o grupos de monos, aburrimiento total…

 

 

Pero lo que quizá nunca le han dicho es que al llegar a Honduras se “Morirá por una baleada”

Un plato para deleitar el paladar...

Un plato para deleitar el paladar…

Se morirá del deseo de comerse uno de los platos preferidos por los hondureños, una delicia envuelta en tortillas de harina y donde cada bocado será un exquisita delicia para el paladar…

Problema serio a la hora de comer, verse tentado por una enorme variedad de suculentos platillos los que varían en su preparación conforme se recorre el país, estar en un momento comiendo derivados del maíz producto de la cultura indígena ancestral para que en un par de horas se enfrente a la cocina Garífuna donde los mariscos, el coco y la yuca le harán delirar…

 

Hay tantas cosas que advertirle y no queremos convertir este artículo en testamento, pero como dicen que un video vale mas que un millón de palabras, les dejamos con evidencia de una parte de lo que se arriesgará en conocer en Honduras, un lugar donde millones de victimas dan fe de ello…

Tomado del blog: www.hondurasisgreat.com

(Visited 313 times, 7 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *